noviembre 26, 2022

hay dudas por su implementación


Tras instaurarse en varias provincias de manera autónoma, el dictamen busca establecer “alcohol cero” a los conductores de vehículos de todas las rutas nacionales del país.

De acuerdo a un estudio del ministerio de Salud de la Nación, más del 15,2% de los argentinos admite manejar, al menos una vez por mes, una moto, auto o bicicleta tras haber ingerido alcohol. El mismo informe señala que uno de cada cuatro conductores siniestrados declararon haber consumido bebidas alcohólicas en las horas previas al accidente.

Dictamen.jpg

En 2016, una vecina de Canning falleció tras ser atropellada por un conductor alcoholizado. Su nombre era Leticia Allo y recién este año se conoció la sentencia del asesino: 3 años y ocho meses de prisión. Para María Marta Marcos, abogada de la familia, “tiene que salir una ley de alcohol cero”.

“Es una necesidad que nos merecemos como país. No se puede graduar la cantidad de alcohol que a una persona que está manejando le puede generar una distorsión a sus posibilidades de conducir”, comentó la abogada. Y justificó: “Hay un montón de factores que influyen, como el peso, el sexo o de qué manera se metaboliza el alcohol. ‘Si ahora es 0.5, por qué no 0,6 o 0,4’, te dicen. La verdad es que la única manera de disminuir los siniestros viales es pudiendo establecer la prohibición del consumo de alcohol. Eso va a dar una seguridad de que esa persona que conduce va a salir sin estar influido por los efectos de la ingesta”

Leticia Allo.jpg

En ese sentido, el abogado Martín Pirota, especialista en derecho vial, miembro del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (CONADUV), tiene dudas sobre el cumplimiento de la iniciativa. Otra de las preocupaciones para Martín Pirota pasa porque haya suficientes tests en el país. “Si van a instaurar una ley de alcohol cero y después no van a estar los equipos disponibles para hacer el test de alcoholemia, no tiene sentido sacar la ley. De esa manera, se va a tratar al proyecto como de un marketing político o de la seguridad vial”, dijo el abogado, quien agregó: “Lo que se quiere lograr es que tenga efecto, no que sea una ley muy buena pero que no se aplica al llano. Si no están los equipos, los van a tener que comprar igual”.

María Marta Marcos – Abogada de la familia de Leticia Allo, víctima de un conductor alcoholizado

“Hace años, nadie andaba con cinturón de seguridad. Hoy por hoy, a nadie se le ocurre manejar sin cinturón. Lo mismo con fumar en un ambiente cerrado. Era habitual hacerlo y hoy ya se tomó como una conducta de vida prácticamente. Lo del alcohol cero es lo mismo”.

Martín Pirota.jpg

Martín Pirota – Miembro del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (CONADUV)

“Cualquier argentino, cuando va a otro país y sabe que las leyes de tránsito son estrictas, se cuida. No infringe el máximo de velocidad, no maneja alcoholizado, no pasa semáforos en rojo. En Argentina sabemos que los controles nunca son estrictos. Hay que ver si la sociedad argentina está preparada culturalmente para la ley”.

¿Cambia algo que sea 0.5 o 0.0?

Más allá de lo que suceda el día después de la implementación de la ley, tanto Martín Pirota como María Marcos coinciden en que el margen que separa el 0.5 gramos de alcohol en sangre con la tolerancia cero es importante.

“Manejar en 0.5 o en 0.0 depende de cada organismo. No se puede evaluar en el tránsito qué persona puede o no manejar con cierta cantidad. Tenemos que homogeneizar. Independientemente que alguien diga que está acostumbrado o que el alcohol no le hace nada, la ley es para todos. Hacer excepciones es peligroso”, dijo Martín Pirota.

Por su parte, María Marta Marcos estimó que “no es lo mismo 0.5 que 0.0”, ya que “esa mínima ingesta de alcohol no se puede evaluar cómo influye en cada persona. Ante eso, la única forma que podés tener la tranquilidad es que sea cero”.





Source link

HOLA
GRACIAS POR ESCRIBIRNOS!!
Escanea el código
HOLA!! SOMOS RADIO INDEPENDENCIA, EN QUE PODEMOS AYUDARTE?