la despedida a lo grande para Vettel, un piloto que mejoró a la Fórmula 1 dentro y fuera de las pistas


[ad_1]

Ser alemán y triunfar en la Fórmula 1 no parecía una cuestión sencilla cuando Sebastian Vettel desembarcó, hace 15 temporadas, bajo la sombra del heptacampeón Michael Schumacher. ¿Cómo conquistarla? ¿Cómo evitar las comparaciones? ¿Cómo ser el nuevo rey? No necesitó siquiera de sus cuatro títulos para conquistar a los fanáticos ni a sus colegas. Fue prueba de ello el reconocimiento de sus colegas y del público en su despedida de la categoría, este domingo, con un décimo puesto en el Gran Premio de Abu Dhabi.

Vettel se va de la categoría como uno de los pilotos más campeones (4 títulos, solo superado por Schumi, Lewis Hamilton y Juan Manuel Fangio) y como el tercero con más triunfos: 53.

Y el destino quiso que en Emiratos Árabes Unidos, el día del adiós, haya llegado a las 299 carreras en la Fórmula 1, para ser el séptimo piloto con más Grandes Premios largados.

Los pilotos de la F1 aplauden a Sebastian Vettel en la previa de la carrera en Abu Dhabi.
Foto Reuters


Los pilotos de la F1 aplauden a Sebastian Vettel en la previa de la carrera en Abu Dhabi.
Foto Reuters

Sebastian nació el 3 de julio de 1987, 17 años y medio exactos después de Schumacher, en la pintoresca localidad de Heppenheim, que mantiene sus 25.000 habitantes en el suroeste alemán.

Llegó a la Fórmula 1 a través de Sauber y fue octavo en el Gran Premio de Estados Unidos 2007, en el que se convirtió entonces en el piloto más joven de la historia en debutar en la categoría reina. Y tras pasar a Toro Rosso a mediados de 2007, batió un nuevo récord de precocidad en Japón, siendo el más joven en liderar una carrera.

La gloria llegó en el Gran Premio de Italia 2008, en Monza, donde se consagró como el poleman más joven, récord que aún ostenta con 21 años y 72 días. Y un día después fue el ganador más precoz. Esa marca recién la superó ocho años después el neerlandés Max Verstappen, cuando conquistó el GP de España 2016 con 18 años y 228 días.

Un joven Vettel festeja en Red Bull, equipo con el que logró sus cuatro títulos. 
Foto AP


Un joven Vettel festeja en Red Bull, equipo con el que logró sus cuatro títulos.
Foto AP

Pero todavía le faltaban los títulos. Cuando el poderío de Ferrari se terminó, Red Bull tomó la posta y Vettel fue campeón con esa escudería en 2010, 2011, 2012 y 2013, tras los esporádicos festejos de McLaren (con Hamilton) y Brawn (con Jenson Button).

Así se metió en la historia de los grandes, solo debajo de los siete títulos de Schumacher, su ídolo de la infancia (Hamilton llegó a esa cifra en 2020) y de los cinco de Fangio.

Ferrari captó entonces al piloto a los 27 años, esperando que tuviera el mismo éxito que en la escudería austríaca. Pero el problema estaba en el desarrollo del auto del equipo italiano, que nunca pudo igualar el rendimiento que Mercedes había encontrado en la era híbrida.

Ferrari contrató a Vettel para ser campeón, pero su etapa coincidió con la exitosa era híbrida de Mercedes. 
Foto AFP


Ferrari contrató a Vettel para ser campeón, pero su etapa coincidió con la exitosa era híbrida de Mercedes.
Foto AFP

Ese «fracaso» relativo de Vettel fue el punto más oscuro de su carrera, ya que llegó para reemplazar a Fernando Alonso en 2015, pero no pudo devolver a la Scuderia a lo más alto, ese espacio que ocupó por última vez con Kimi Raikkonen en 2007.

Su techo con Ferrari fue ser escolta de Hamilton en 2017 y 2018. Ganó su último Gran Premio en Singapur 2019 y se despidió de la escudería italiana en 2020.

Los rumores de retiro aparecieron entonces, pero el alemán se dio una nueva oportunidad en Aston Martin, un equipo que prometía mucho más de lo que finalmente lograría.

Sin embargo, Vettel encontró allí otros escenarios a los que dedicarse lejos del cockpit. Por un lado, ayudó en el desarrollo del monoplaza y dejó su legado para los que vendrán. Por el otro, usó su lugar como figura de la F1 para visibilizar causas justas en materia de medio ambiente y derechos para los grupos más oprimidos.

«Desplegamos una alfombra enorme con buenos mensajes, pero creo que se necesitan más que palabras: se necesitan acciones. Nuestro deporte podría ejercer mucha presión y ser de gran ayuda para difundir esa equidad en el mundo”, pidió una y otra vez.

Entonces actuó sin esperar. Hizo cascos especiales, puso lemas en su vestimenta, acercó comunidades desplazadas a una Fórmula 1 elitista desde su orígen, entre tantas otras medidas que quizás quedaron algo eclipsadas por el impulso de Hamilton al Black Lives Matters.

Aunque su contrato terminaba a fines de este año y pese a que Aston Martín no descartaba prolongarlo, Vettel hizo algo inesperado para alguien sin redes sociales, que anticipaba este final: creó una cuenta de Instagram y publicó a fin de julio que se retiraba de la Fórmula 1.

“He tenido el privilegio de trabajar con muchas personas fantásticas en la Fórmula 1 durante los últimos 15 años. Hay demasiadas para mencionar y agradecer», remarcó en ese mensaje.

Amado por todos. Vettel supo ganarse el corazón de sus fans por los títulos y por sus acciones fuera de la pista. 
Foto AP


Amado por todos. Vettel supo ganarse el corazón de sus fans por los títulos y por sus acciones fuera de la pista.
Foto AP

El padre de Emily (8), Matilda (7) y un varón nacido en 2019 contó el miedo que le provoca su futuro sin el casco ni el traje antiflama: “La decisión de retirarme ha sido difícil y he pasado mucho tiempo pensando en ello. Significa pasar mucho tiempo en tu cabeza, en tus pensamientos, pero también físicamente lejos de casa, de los niños, la familia. Aparte de que los niños están creciendo, hay otros intereses y puntos de vista y no puedo ignorar estas voces».

Y concluyó: «No es que de ahora en adelante odie las carreras. Todavía amo correr. No estoy abriendo camino, porque es mi decisión, pero estoy feliz de tomar una dirección diferente”.

Sabe que el futuro podría no ser tan fácil como fue divertirse sobre un auto, sin importar el resultado, durante casi dos décadas. “Honestamente, tengo miedo de lo que viene porque podría ser un agujero. No sé qué tan profundo es o si saldré de él -se sinceró-. Pero creo que tengo mucho apoyo y con suerte tomaré las decisiones correctas en el futuro para progresar y convertirme en una mejor versión de mí mismo dentro de 10 años”.

Sebastian Vettel, asediado por los fans en Abu Dhabi.
Foto Reuters


Sebastian Vettel, asediado por los fans en Abu Dhabi.
Foto Reuters

Las luchas de Seb

Hubo abejas ploteadas en el casco de Sebastian Vettel en el Gran Premio de Austria de este año. El motivo fue la comprometida lucha del alemán para salvar al medio ambiente. No era la primera vez que se refería a la importancia de esos animales: en julio del año pasado había construido un «hotel para abejas» hecho en madera con la forma de un coche de fórmula y repleto de flores para ser polinizado. Fue en la zona cercana al Red Bull Ring y lo ayudaron decenas de niños.

Es 18 de julio de 2021. El Gran Premio de Gran Bretaña ya terminó y él no la pasó bien: abandonó a 12 vueltas del final de una carrera accidentada que ganó Lewis Hamilton tras chocar con Max Verstappen en la primera curva. Sin embargo, Vettel se fue a las tribunas de Silverstone a recoger la basura que aficionados tiraron.

Tiene guantes y barbijo negros y levanta un dedo cuando notan que lo están filmando, aunque esa acción lejos estaba de formar parte de una publicidad. Obedecía, simplemente, a su compromiso.

Es 30 de julio de 2021. Vettel sabe dónde está: en un país que un mes atrás aprobó una ley que impide que las personas homosexuales aparezcan en materiales educativos escolares o programas de televisión para menores de 18 años. Entonces visibiliza a la comunidad LGBTQ+, se viste con los colores del arco iris, se pone una remera en la previa de la carrera con la frase «Same Love» («Mismo Amor») y le pone el símbolo también a su casco.

En 2022 se transformó en el primer piloto de la F1 en aparecer en la portada de Attitude, una revista LGBTQ+ británica. “No importa el color de tu piel, tu origen, dónde vives ni de quién te enamores. Al final, solo quieres un trato igualitario para todos. Todos tienen el mismo derecho de amar”, dijo.

Pero la igualdad no solo la busca en aquellos agrupados en una comunidad. Es 2 de diciembre de 2021 y faltan tres días para el primer GP de Arabia Saudita. Vettel entiende la importancia de estar concentrado en su trabajo pero también la necesidad de visibilizar voces acalladas en el mundo árabe: las de las mujeres, quienes pudieron conducir recién a partir de 2018.

El cuatro veces campeón de la F1 alquila una pista de karts e invita a algunas pilotos locales para poder escucharlas sobre la situación que viven. «Hoy he organizado mi propio evento de karting bajo el hashtag #raceforwomen, y creo que un grupo de siete u ocho chicas y mujeres estuvieron en la pista. Hemos montado un bonito evento solo para ellas y he intentado transmitirles algunas de mis experiencias en la vida y en la pista, para hacer algo juntos y que crezca su confianza», explicó.

La despedida de sus colegas

La cena de los pilotos, como despedida a Vettel.
Foto @alo_oficial


La cena de los pilotos, como despedida a Vettel.
Foto @alo_oficial

Fernando Alonso: «Tuvimos buenas batallas, porque yo estaba ahí cuando él ganó sus Mundiales. Es un gran campeón y una buena persona, con muy buenos valores. Le deseo lo mejor y entiendo su decisión».

Lance Stroll: «Ha sido un gran compañero, que ha ganado tantísimas cosas… Cierra un capítulo muy importante en su vida y ahora tiene que mirar hacia adelante y centrarse en su familia y en otras cosas. Siempre fue un gentleman«.

Max Verstappen: «Ha ganado tantas cosas que se entiende que decida retirarse. Su carrera ha sido fascinante. Ha sumado muchas victorias y ha ganado muchos Mundiales. Es algo que ves venir y que sabes que puede pasar, pero nunca sabes cuándo sucederá. Ahora le deseo que todo lo vaya bien y que disfrute de la vida con su familia, que es lo que toca».

Daniel Ricciardo: «Era rápido en todos los sentidos, también fuera de la pista. Tenía un gran sentido del humor. Fue generoso y nos llevamos muy bien cuando coincidimos en Red Bull».

Sergio «Checo» Pérez: «Es una lástima que deje, pero después de lograr tantas cosas se ha ganado de sobra el derecho de estar con su familia».

Pierre Gasly: «Cuando estaba negociando para ser piloto de Red Bull lo llamé a Singapur para pedirle consejo acerca de cómo negociar con (Helmut) Marko y con Christian (Horner). Obviamente pensé que iba a ser una conversación corta. Pero duró alrededor de hora y media».

Lewis Hamilton: «Seb, ha sido un honor competir contigo y un honor todavía más grande poder considerarte mi amigo. El objetivo siempre es abandonar este deporte dejándolo mejor que cuando llegaste. No tengo ninguna duda de que lo que te espera será emocionante, significativo y gratificante. Te quiero».

George Russell: «Fue una inspiración para todos nosotros y siempre ha sido divertido pasar un rato con él».

Carlos Sainz: «Siempre fue un modelo a seguir. Para mí, cuando estaba en el programa de jóvenes pilotos de Red Bull fue un privilegio estar en el simulador en la época en la que él ganaba Mundiales. Siempre fue muy amable y me daba buenos consejos. Le deseo lo mejor en el futuro y que sea muy feliz con su familia».

Charles Leclerc: «Va a ser extraño no ver más a Seb en el paddock. He aprendido mucho a su lado y siempre ha sido muy simpático conmigo. En el paddock es seguro que le echaremos de menos, pero Le deseo lo mejor y estoy seguro de que encontrará otras cosas que lo harán feliz, de una manera diferente».

Mick Schumacher: «Gracias por todo lo que le has aportado al deporte que ambos amamos. Gracias, Seb, eres una inspiración».

Lando Norris. «Alguien al que admiré desde que empecé, literalmente. Gracias por ser el modelo a seguir que necesitamos y mejorar el deporte que amamos. Danke, Seb (Gracias, Seb)».

Mirá también

[ad_2]

Source link


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *